Los errores que más se cometen al diseñar un logotipo

Los errores que más se cometen al diseñar un logotipo

En el proceso de diseño de un logo se suelen cometer errores, aunque tú no te des cuenta. Los diseñadores y editores gráficos también los cometen, así que no se salvan de ellos. No obstante, la mejor forma de no caer en ellos, es sabiendo cuáles son para, una vez identificados, no incurrir en los mismos. Te enseñamos cuáles son los errores más comunes.

Inspirarse tanto puede provocar plagios o copias

Ocurre sin darnos cuenta, de forma involuntaria y sin una voluntad directa y plena de querer plagiar o copiar. Sin embargo, es un error que muchos diseñadores han cometido sin querer y que al final quien responde es la empresa, reduciendo su imagen hasta llegar a los suelos. Cuidado con la práctica de inspirarse en un concepto, idea o diseño que ya existe.

La mejor forma de evitarlo es encontrando la inspiración en uno/a mismo/a, pero sé que es difícil para muchos. De todos modos, puedes inspirarte en una idea para construir una nueva.

No contratar a editores o diseñadores

Este error implica a muchas facetas de la empresa, no sólo a nivel exterior, sino a nivel interior también. Hay una barbaridad de estudios de diseño con profesionales cualificados para distintos tipos de sectores de diseño gráfico, como puede ser el branding, el diseño web, etc. Hacer las cosas por ti mismo pueden tener peores consecuencias, así que allá vosotros/as.

Como consejo, lo barato sale caro, y cuando estamos en el ámbito empresarial tenemos que tener claras bastantes cosas, como lo que significa el branding, el marketing o la imagen de empresa.

Comprar un logo ya hecho

Esta práctica puede ser perjudicial para tu negocio. Cuando compramos un logo, estamos realizando una compra-venta de un producto en su totalidad, es decir, su propiedad. En términos de diseño gráfico, estamos comprando el logo y todos los derechos de autor que van consigo. El problema surge cuando te venden un logo que no está “saneado”, que pertenece a otra persona y se vende sin su consentimiento, etc.

Sin quererlo ni beberlo, nos metemos en un lío gordo, sobretodo si nuestra empresa tiene mucha repercusión y una posición buena en el sector. Tened cuidado a la hora de comprar un logo, leeros bien la letra pequeña.

Fijarse en una moda

¿Cuántas veces has oído “la moda es pasajera”? Te preguntamos lo siguiente: ¿Quieres un logo pasajero? La respuesta debe ser que no, así que si has respondido que sí, te deseo mucha suerte en tu negocio. Nunca debemos basar el logo de nuestra empresa en una moda porque todas las modas tienen fecha de extinción, es decir, fecha de caducidad. No os puedo aconsejar que os fijéis en una moda si queréis crear un logo.

No vectorizar

Cuando vectorizas una imagen, significa que la puedes adaptar a cualquier dimensión o formato sin perder calidad de imagen. Si, de lo contrario, no vectorizamos, vamos a llevarnos las manos a la cabeza en muchos momentos, especialmente cuando queramos necesitemos que el logo tenga una mayor dimensión.

Como ya sabréis, cuando ampliamos una imagen o la hacemos más grande, empieza a aparecer ruido o un pixelado. Si no vectorizas tu imagen, te deseo suerte en tu aventura.

No tener claro el concepto

Aquí venimos a referirnos a usar distintas tipografías o fuentes, distintos colores o formas en los diferentes elementos de la empresa. Si en el logo predomina el color marrón y lila, no tiene sentido que las bolsas o la web sean de color amarillo o azul.

Mas temas que te pueden interesar sobre la creacion de un logo: Etapas de creación de un logotipo